En el mundo globalizado en el que vivimos, la apertura a mercados internacionales se convierte en decisión clave para aumentar la rentabilidad de la actividad empresarial y desarrollar su capacidad competitiva. Ya sea por razones de supervivencia o por necesidad de expansión, la disponibilidad de un radio mayor de mercados posibilita, entre otras ventajas, una disminución de los costes fijos unitarios de producción, al incrementarse el volumen de ventas.

Considerando la política de trabajo de Gexporta y el mercado al que nos dirigimos, el beneficio de la internacionalización se presenta mucho más evidente. La inversión y los costes variables destinados a la adaptación de los productos y su comercialización resultan muy factibles y con alta dosis de rentabilidad.

En el mercado común de la Unión Europea desaparecen muchas de las trabas legales y fiscales implícitas en el comercio exterior. Ya no estamos ante exportaciones en el sentido técnico del término, con aranceles y aduanas, sino ante ventas intracomunitarias, con pocas diferencias a las realizadas dentro del marco nacional. Es por ello por lo que el alemán se convierte en uno de los mercados ideales para iniciar proyectos de internacionalización: por estar integrado en la Comunidad Europea, además de por sus condiciones económicas, sociales y políticas y por su inclinación a los productos andaluces.

Por tanto, podemos concluir 6 ventajas de internacionalizar a Alemania:

1. Acceso a la economía nacional más fuerte de Europa y apertura a un mercado en auge.
2. Disminución de los costes fijos unitarios de producción.
3. Incremento del volumen de ventas.
4. Aumento de la rentabilidad de la empresa.
5. Exención de los pagos de aduana.
6. Gran demanda de productos españoles y, en particular, andaluces.